Una ruta circular en moto por los Picos de Europa

2
16569
Real Sitio - Covadonga
Real Sitio - Covadonga

En RidenRoad sentimos debilidad por el norte de la península, lo confesamos. Las montañas escarpadas con las que cuenta, entre las que destacan sobremanera los Picos de Europa. Nuestro pequeño paraiso montañoso resulta un lugar imprescindible para aquellos amantes de la naturaleza que gocen de las diferentes actividades que involucran la montaña. Uno de los mayores placeres en esta vida es rodar nuestras motos a lo largo de este sistema montañoso que goza de increibles curvas teñidas de ese verde especial de nuestra península. Nos encontramos ante un enclave que penetra en Asturias, Castilla y León y Cantabria. Una gozada para los sentidos gracias a los olores de un aire puro que bien se podría masticar, aderezado con iglesias románicas para visitar y unas de las mejores cocinas de nuestra piel de toro. ¿De verdad te la quieres perder? Una ruta rodada por Moteando a lomo de su BMW. 

Potes

Arrancamos desde Potes, un importante punto turístico de esta zona de los Picos de Europa y capital de la comarca de Liébana. Potes goza de gran ambiente a la hora de disfrutar del ocio y es un buen lugar donde descansar en caso de que nuestra ruta incluya varios días. Además de una buena oferta de ocio se puede disfrutar de su maravillosa gastronomía local. Si decidimos explorar Potes nos encontrarémos con un maravilloso paseo si seguimos el curso del río hasta llegar a la Torre del Infantado. No olvidemos su casco histórico y su museo sobre el Beato de Liébana ambos imprescindibles y, para los más curiosos de la arquitectura, Potes cuenta con la iglesia de San Vicente que fue declarada en el 2000 como Bien de Interés Cultural. Por último, el monasterio franciscano de Santo Toribio de Liébana del cual se dice que guarda uno de los fragmentos más grandes del Lignum Crucis, la cruz romana original en la que Jesús de Nazaret fue crucificado por los romanos.

Puerto de Montaña de San Glorio

Una vez explorado por completo Potes rodaremos a través de la N-621 dirección Puerto de San Glorio. En este puerto de montaña disfrutaremos de un buen número de curvas muy amplias con un buen asfalto además de algunos miradores que lograrán que nuestras instantáneas inmortalicen este viaje inolvidable. Disfrutad de verdad de este puerto de montaña porque pocos son tan divertidos para sentir el viento a lomos de tu motocicleta.

Alcanzar San Glorio desde Potes nos permitirá disfrutar del asfalto de mejor calidad, además de que el trazado a la inversa le resta cierta diversión. Además, nuestros sentidos, y sobretodo la vista, gozará mucho más si va descubriendo poco a poco a medida que va subiendo el puerto. De este modo el verdor y la vegetación irá tomando el color y dibujará un paisaje que no os podeis perder. Otro de los alicientes de la zona especialmente adecuada para los moteros es  “Mirador del Corzo”. Se dice que los moteros suelen montar la escultura para una foto, nosotros apelamos sobretodo a la precaución y al disfrute de las vistas espectaculares desde este mirador.

Tras haber montado el corzo, volvemos a nuestra moto y continuamos por la N-621 hasta alcanzar Riaño, si bien podríamos tomar un desvío por Portilla de la Reina, lo ideal es acabar llegando a Posada de Valdeón, y desde allí llegaremos por una carretera hasta Caín. A esta altura tu aún no lo sabrás, pero estás en el comienzo de la famosa Ruta del Cares, una senda que si puedes no perderte te permitirá ir de Caín a Poncebos atravesando una de las gargantas más increibles de toda Europa. Aunque esto no es parte de la ruta en moto, si podeis sacar el tiempo necesario es una experiencia increible.

Riaño

El descenso de San Gregorio hasta Riaño es algo menos impresionante que la subida con el añadido de que el asfalto está bastante menos cuidado. Sin embargo, Riaño nos acoge con todo su encanto al estar situado en medio del Embalse de Riaño siendo arropado por Picos de Europa y creando así una foto impresionante que toda persona debe sacar. Sus paralelismos con los Alpes hicieron que desde hace generaciones esta zona sea conocida como la “Suiza española”. Nosotros, sacando pecho, preferimos decir que como los Picos de Europa, ningunos.

Como curiosidad, acercarse a la población original de Riaño se encuentra en el embalse, nos referimos a Viejo Riaño, que fue abandonada en 1987 junto a otros 7 pueblos tras la construcción del embalse. Gracias a la construcción del embalse la zona goza de una importancia turística que antes no tenía, sin embargo acabó con gran cantidad de truchas, importante recurso de la zona y conocidas en todo el mundo.

Visto Riaño y Viejo Riaño tomaremos la N-625 hasta llegar al Puerto del Pontón el cual no es tan bello como San Glorio pero merece la pena rodarlo. Sus vistas nos atraparán, ya que el verdor y el sonido de las aguas es impresionante. Después accederemos al Desfiladero de Beyos donde rodar se convierte en un placer indescriptible mientras seguios el transitar del río a través de las múltiples gargantas. Una parada de vez en cuando en este singular paraje nos transportará a los lugares más tranquilos de nuestra mente.

Dejando atrás Oseja de Sajambre, antes de alcanzar un puente que cruza el río Sella, tomaremos una pequeña vía en pendiente que sale hacia la izquierda, es importante prestar atención porque el cartel que indica Vilobi y Casielles es tan pequeño que podemos pasárnoslo con facilidad. Ascendiendo por aquí llegaremos al “Stelvio asturiano”, una ruta que ya pudimos describir y que no debes perderte. Este camino goza de 22 curvas increibles en ascenso que llevarán nuestras sensaciones del vértigo a la extenuación. No te lo puedes perder.

Cangas de Onís

Finalmente la N-625 nos hará tomar Cangas de Onís, o Cangues D´Onís en asturiano. Esta ciudad es historia viva y cuna de la España actual que conocemos. Cangas fue durante mucho tiempo capital del Reino de Asturias, no podemos olvidar que fue primer reino independiente y cristiano una vez derrotados los visigodos a manos musulmanas tras la conquista de la península. El legendario Pelayo escogió el enclave de Cangas de Onís como su capital y precisamente aquí tuvo lugar la conocida Batalla de Covadonga. Tras la reconquista fue eregida capital y por tanto algunos historiadores la consideran la primera capital de la España que conocemos.

Pero Cangas no solo es histórica, es también un importante foco turístico donde también es aconsejable hacer noche. Aquí podremos visitar el Parque Nacional de los Picos de Europa, en todo su verdor. Tampoco podemos saltarnos la imperdonable visita a Covadonga, ya que su Real Sitio es el conjunto monumental con mayor afluencia de visitantes de toda Asturias. Allí veremos la Santa Cueva, la Basílica de Santa María la Real de Covadonga, la tumba del legendario Pelayo y, como no podía ser de otro modo, los maravillosos lagos de Covadonga. Antiguamente se podía acceder en coche hasta arriba, ahora tendremos que trazar un corto espacio del camino a pie.

Visitado Cangas de Onís nuestro viaje continúa por la AS-114 como si fueramos hacia Panes. Al llegar regresaremos al inicio, virando en dirección a Potes, esta vez tomando el Desfiladero de la Hermida, dando fin a nuestra ruta circular. No obstante vamos a permitirnos un último desvío para coronar Camarmeña. Aquí disfrutareis de las maravillosas vistas del Pico Urriellu, conocido como “Naranjo de Bulnes” por los “foriatos” o foráneos.

Para acceder hasta Camarmeña cogeremos el primer desvío que desde Arenas de Cabrales nos acerca a Sotres. Tras dejar atrás una presa sobre el río Cares pasaremos un tunel anets de llegar al puente de Poncebos. Allí se encuentra el restaurante y hotel “Mirador de Cabrales”. Detrás del parking se dibuja una fina carretera con pendiente que asciende hasta llegar a Camarmeña. Esta pequeña población goza de una de las mejores vistas de los Picos de Europa. Es una especie de balcón al Canal del Trejo, un precioso valle con sendas que coronan el pico Urriellu. 

Regreso a Potes

Pasaremos por el Desfiladero de la Hermida a través de la N-621 siguiendo el curso del río Deva rodeados por los desfiladeros y las paredes de piedra que ascienden a ambos lados de la carretera. Esta carretera nos llevará a Lebeña, donde se encuentra la iglesia de Santa María de Lebeña, un encantador templo prerrománico custodiado por la vegetación y conservado a pesar de lo recóndito de su ubicación.

La iglesia data del año 925 y cuentan las gentes que custodia los restos mortales de Santo Toribio. Conservados en perfecto estado a pesar de tener más de 1000 años, los restos reposan junto a un tejo también milenario. Esta representación metafórica de la vida y la muerte proviene de antiguo, cuando al acabar una construcción se plantaba junto a esta un árbol para que creciera sano símbolo de la prosperidad de la comarca. Como curiosidad, se cuenta que al verse acorralados por invasores y sabiéndose con imposibilidad de ganar, los soldados cántabros recurrían a la savia del tejo para cometer suicidio y no morir a manos del enemigo.

Si nos acercamos al altar, encontraremos en su frontal una losa con una esvástica curva, símbolo solar en movimiento, el resto de círculos hacen referencia a la vida terrenal y al cielo. Podría ser tanto de origen visigodo como celta.

Y hasta aquí esta increíble ruta por los Picos de Europa rodada por Moteando (puedes visualizar el itinerario aquí). Animamos a todo aquel que quiera un paseo cercano a la tranquilidad de lo verde y las caidas naturales de agua y a visitar este Parque Nacional único en España.
Y por cierto, disfrutar y planificar las rutas como siempre en RidenRoad!

Fuente: Moteando

2 COMENTARIOS

  1. Hola,no lo conozco,pero creó que estando en Casielles Tendríais que visitar el Parque nacional de Ponga.La ruta es espectacular y muy bien narrada.Saludos desde cantabria

Dejar una respuesta