Ruta de Segovia a las Hoces del Río Duratón

0
3687
Fortaleza de los Reyes de Castilla
Fortaleza de los Reyes de Castilla

Nos encontramos en la maravillosa tierra de Segovia. Conocida por su acueducto no deja de lado el buen sabor del cochinillo asado y el cordero de la región. Si te acercas a tomar algo, en RidenRoad te vamos a recomendar una ruta magnífica por las Hoces del Río Duratón. Esta ruta nos pondrá en la picota del buen comer y será testigo de algunos parajes bellísimos a lomos de nuestra moto. Si te apetece conocer qué nos depara, sigue leyendo o descarga su mapa AQUI.

Segovia

Nuestra ruta da inicio en la maravillosa ciudad de Segovia, Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1985. Esta ciudad tiene un encanto que aún respira aire romano, quizá sea por su acueducto que nos recibe nada más llegar a la ciudad. Este Acueducto Romano data del siglo I, cuando los romanos poblaban la ciudad abasteciéndola de agua mediante este complejo sistema que tantos siglos ha perdurado. Nos encontramos ante 728m de largo y 28m de alto en plena plaza del Azoguejo, una composición de 166 arcos y 20.400 sillares suspendidos sin necesidad de mortero ni argamasa.

Seguiremos por la Calle Real, que une la plaza del Azoguejo con la Plaza Mayor. Esta es la principal calle comercial de Segovia y alberga varios palacios de los siglos XV y XVI. Antaño fue barrio de nobleza y por ello incluye la Casa de los Picos, el Palacio de los Condes de Bornos, de Solier, Casa del Siglo XV o la cárcel vieja. Sus fachadas graníticas tienen sabor a Renacimiento y nos llevan hasta la plaza Mayor donde encontramos la Catedral. Estamos ante la última catedral gótica de España y Europa, eregida entre el XVI y XVIII. Su claustro procede de la primera catedral y fue trasladada por Juan Campero.

Tampoco podemos perdernos en Real Colegio de Artillería, que fuera Fortaleza de los Reyes de Castilla. Claro, hablamos del Alcázar de Segovia. Conocido por ser ese palacio con aspecto de cuento de hadas, guardando la ciudad sobre la roca entre los valles de Eresma y Clamores. El Alcázar data de la época romana sin embargo no fue hasta el año 1124 cuando se documentó como Castillo de Segovia y ya en 1139 Alcaçar. Esta fortificación cuenta historias a sus espaldas, el Rey Alfonso X “el Sabio” convocó aquí las Cortes en 1256, las primeras del Alcázar.

Terminada la ruta express por Segovia, una ciudad por donde nos perderíamos todo un día entero sin darnos cuenta, tomamos rumbo a nuestro siguiente destino.

Navas de Riofrío

Abandonamos Segovia y tomamos dirección a unos 10,4 kilómetros al sur de la ciudad por la Carretera de Villacastín hasta toparnos con la SG-V-7212. En pocos minutos llegaremos a Navas de Riofrío, una población pequeña que encierra mucho encanto. El verde de sus prados y la frondosidad de sus árboles nos acogen con cariño en todas las épocas del año. Aquí encontraremos arquitectura religiosa muy vistosa, la Iglesia de la Inmaculada Concepción, es una iglesia parroquial con portada románica. También podremos acercarnos a visitar la Ermita de San Antolín, un convento jesuita con una preciosa campana sobre su portón. Si miramos al horizonte podremos divisar la Mujer Muerta, una montaña con forma de mujer que pertenece a la Sierra de Guadarrama, ideal para perderse haciendo senderismo y conocer un poco más su leyenda, pero sobretodo y si no te quieres perder el plato fuerte de Navas de Riofrío, el Palacio de Riofrío. Nos encontramos ante una de las residencias de la Familia Real, que es Patrimonio Nacional. Este enclave Segoviano se asemeja al Palacio Real de Madrid y fue diseñado por el arquitecto Virgilio Rabaglio en 1751, durando 11 años su construcción. El Palacio fue residencia de Francisco de Asís de Borbón, el rey consorte y marido de Isabel II, que se retiró a Riofrío tras las infidelidades constantes de Alfonso XII con su esposa.

Terminado el paseo por Navas de Riofrío tomaremos la carretera que va en dirección a La Granja de San Ildefonso, nuestro próximo destino.

La Granja de San Ildefonso

Hasta La Granja nos acercaremos para descubrir lo que es un Real Sitio. De aquí nace el Real Sitio conocido como La Granja, que separa la provincia de Segovia de la de Madrid, y comprende las villas de La Granja, Valsaín, Riofrío y la Pradera de Navalhorno. Al llegar a La Granja nos embarga el ambiente de campo, esa sensación de que la fauna y la flora conjugan a la perfección en lo que fue coto de caza de las familias reales. Paseando por sus calles podemos disfrutar de la arquitectura local, muy cuidada, donde encontramos la Casa Infantes del reinado de Carlos III que datan de 1770, la Casa de Rentas, elaboradas con sillares rosados muy cerquita del palacio, el Cuartel de Guardias de Corps, de 1766 que alojaba al Cuerpo de Guardias de Corps, una unidad militar de élite que se encargaba de la seguridad Real y la Casa Bauer, un palacete de 1774 con un jardín romántico y un pórtico de columnas dóricas adosado a su fachada.

En esta villa, si salimos a las afueras podemos descubrir el Museo del Vidrio, con 16.000m2 de exposiciones dedicadas a piezas, lamparas, moldes y todo tipo de vidrieras que componen una belleza que comenzó como fábrica en 1770 a las afueras de La Granja por temor a un incendio.

Solo nos queda por ver el Palacio Real de La Granja de San Ildefonso, un magistral edificio de 1721 que presenta la arquitectura palatina europea digna de jardines y fuentes que nada tienen que envidiar a Versalles. De hecho demuestran influencias francesas, pero también del barroco español e infliencias italianas. Su fachada de piedra rosácea de Sepúlveda mezcla estilos aunque se decanta más por el italiano. Los balcones toman la fachada con grandes ventanales que recorren las dos plantas del edificio. Sus jardines son del siglo XVIII y ocupan 146 hectáreas de las que 67 son bosque. Impresionante estampa la que nos presenta este palacio.

Valsaín

Dejamos así La Granja y nos acercamos a Valsaín por la CL-601 para descubrir una nueva población pequeña, vecina de La Pradera de Navalhorno y con la que completamos el tour por el Real Sitio. Estamos ante un municipio cuyo origen se remonta a Felipe II. El Monarca ordenó reformar el palacio primitivo que construyó Enrique IV cuyas obras terminaron en 1558 y que hoy en día pueblan las buenas gentes de Valsaín. El Palacio de Valsaín era de una belleza inconmensurable, no obstante este Palacio fue arrasado por un incendio en 1697, es ahí cuando se decide, durante el reinado de Carlos II construir el nuevo palacio, con balcones y materiales reutilizados del anterior. Hoy en día tan solo las ruinas pueblan esta zona en lo que promete ser un centro cultural e histórico del siglo XVII en un futuro.

Reandamos nuestros pasos de nuevo a La Granja para rodar por la SG-P-6121 , un pequeño tramo de la N-110 y por último la SG-P-2322 hasta La Velilla, donde cogeremos el desvío a Pedraza.

Pedraza

En torno a 40 km nos separan de Pedraza, una villa medieval que aún conserva su muralla y que ha sido considerada Conjunto Monumental desde 1951 debido a su cuidada restauración. La festividad de “La Noche de las Velas” que tiene lugar el primer y segundo sábado de julio están a la vuelta de la esquina y merecen la pena por su interés cultural. Además cuenta con edificios importantes como la Cárcel de la Villa, un edificio medieval del siglo XIII y reconstruido en el XVI, que nos muestra cómo era una mazmorra, los cepos para manos y pies, etc para enseñarnos las condiciones de una carcel de aquella época. También podemos acercarnos a la Casa del Águila Imperial para conocer todo lo referente a este animal de la mano de los más expertos del lugar.

Tras esta parada en Pedraza, seguiremos el trayecto hasta nuestro destino final: las Hoces del Río Duratón. Desde aquí, nuestra ruta se torna verde y empieza la diversión en el camino, pero primero una última parada, visitamos Sepúlveda.

Sepúlveda

Para llegar a Sepúlveda, abandonaremos Pedraza por la SG-V-2322 y es un camino bastante directo, la propia carretera nos dejará en Sepúlveda, rodando más o menos media hora deberíamos alcanzarla con facilidad. Las calles de esta ciudad nos llevan a su Plaza Mayor, donde residen restos de su Antiguo Castillo sobre el actual Ayuntamiento y podemos subir las empinadas calles que llevan a la Iglesia del Salvador, de estilo románico y que data del 1093, aquí además encontramos unas vistas estupendas desde el mirador.

Las Hoces del Río Duratón

Terminado Sepúlveda rodearemos el Parque Natural de las Hoces del Río Duratón en dirección Sebúlcor, aquí notamos como el frondoso verde nos inhunda, el paisaje ha cambiado radicalmente y todo tiene un olor más natural. Pasamos Fuenterrebollo, Navalilla y San Miguel de Bernúy, llegamos a Carrascal del río y Burgomillodo, aquí nace las Hoces del Río Duratón, un espacio natural espectacular, de los más bellos que tiene nuestra geografía. Desde Burgomillodo podemos contemplar el embalse y continuar hasta Castrillo de Sepúlveda y seguir hasta Villaseca. Aquí en Villaseca se encuentra una pista sin asfaltar de baja dificultad que nos lleva directos a la ermita románica de San Frutos, ya en Carrascal del Río, que data del 1100 y responde a un priorato fundado por el Monasterio de Santo Domingo de Silos.

Y por último solo queda relajarnos, aparcar la moto y contemplar la curva del río Duratón, un increible espacio natural que nos regala el vuelo de algunas aves rapaces que protegen el verdor de un río que merece una instantánea magnífica.

Recuerda visitar esta ruta y otras de tu interés en RidenRoad, te dejamos el link directo a esta ruta AQUI.

No hay comentarios

Dejar una respuesta