La Cachoper run ha muerto, ¡Viva la Cachoper Run!

0
468
Cachoper Run
Cachoper Run

Por segundo año tuvo lugar esta divertida quedada motera, Ridenroad y Rusticae tuvieron la suerte de estar allí viviendo un día festivo plagado de scooters de época, sol, música diversión, buena comida y muchísimo buen rollo.

El día se nos presentó con una espesa niebla, muy típica de los amaneceres de las tierras de más allá de la cordillera cantábrica, aunque ya sobre las 10:30 de la mañana se disipó para dar paso a un sol espléndido que ya no nos abandonó en toda la jornada.

Las 11:00 era la hora fijada por la organización para el encuentro de los participantes en la Plaza del Marqués, con unas maravillosas vistas del puerto deportivo gijonés, para efectuar inscripciones y recoger el material. Las motos se iban colocando muy ordenadamente frente a la imponente fachada barroca del Palacio de Revillagigedo, hoy convertido en Centro Cultural, muy cerca del photocall instalado por nosotros en la salida. Allí acudían uno tras otro los participantes para sacarse su primer recuerdo de una bonita jornada e informarse sobre nuestro sorteo de 3 noches de hotel para dos personas en algunos de los mejores hoteles con encanto del catálogo de Rusticae.

Con unos minutos de retraso, poco después de las 12 del mediodía se dio el banderazo simbólico de  inicio de la ruta sorpresa. La caravana, compuesta aproximadamente por 80 Vespas y Lambrettas, se encaminó hacia las afueras de la villa marinera, circulando siempre por estrechas carreteras con constantes subidas y bajadas, a través de los mejores paisajes de la zona desde los cuales se podía disfrutar de unas impresionantes vistas del mar cantábrico, la ciudad de Gijón y de su concejo.

El primer pit stop no tardó en llegar, con motivo del vermut de media mañana. Este primer alto en el camino tuvo lugar en la sidrería-merendero El Cotarón, donde la cerveza y demás bebidas refrescantes corrieron a raudales para aliviar el intenso calor reinante. Allí, la organización dispuso un pequeño circuito donde los más atrevidos pudieron demostrar su habilidades con una pareja de motos de enduro. Allí volvimos a estar presentes con nuestro puesto y algunos artículos veraniegos que animaron a los “cachoperos” a seguir sacándose alguna foto de recuerdo.

Con las fuerzas recobradas y los ánimos un poco más “alegres”, la caravana continuó ruta en dirección al alto de la Providencia con el objetivo de sacar una foto de grupo con el infinito Cantábrico como telón de fondo y la refrescante compañía de dos cajas de sidra asturiana.

Ya de nuevo en marcha y de vuelta a la ciudad, el próximo destino sería de nuevo la Plaza del Marqués para aparcar las motos y dirigirse a la comida en grupo. Esta se celebró en la Pizzeria La Nonna, donde se pudieron degustar los ricos frutos que esta estupenda región nos ofrece, todo ello coronado con un magnífico cachopo de buey, curiosamente acompañado con pasta.

Finalizada esta estapa, se pasó al sorteo y entrega de premios algunos de los cuales fueron mejor Vespa, mejor Lambretta o Cachoper de Honor 2014. Tras esto, se dio paso a la diversión con las actuaciones de Ars Longa y el divertido grupo madrileño Miel.

La tarde pasaba y la diversión iba en aumento. La fiesta terminó desplazándose a la Sala Stereo donde desde las 00.00 hasta que el cuerpo aguantó, se disfrutó de lo que para muchos, la Cachoper Run es la mejor fiesta escuterista del Principado.

No hay comentarios

Dejar una respuesta